¿Soñaba Philip K. Dick con Guitarras Electricas?

Ilustración: ©Leolux  | ¿Soñaba Philip K. Dick con Guitarras Electricas? - Forgotifyers
Ilustración ©Leolux
...La respuesta es NO. Según sus biógrafos, el escritor de ciencia-ficción estadounidense Philip K. (de Kindred) Dick era un conspicuo melómano con un interés casi exclusivo por la música clásica.

Emmanuel Carrere, en su biografía del escritor americano Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos habla de su temprana vocación por la música clásica: "A los doce años le gustaba ya lo que habría de gustarle toda su vida: escuchar música, leer y escribir a máquina. Pedía a su madre que le regalara discos de música clásica, al comienzo los de 78 revoluciones, y cultivó el talento, del que tanto el uno como el otro se sentían no poco orgullosos, de identificar al cabo de algunas notas cualquier ópera, sinfonía o concierto que tocaran o incluso tararearan delante de él".

También se hace eco del que será su primer trabajo, a los dieciséis años, en University Music, una tienda de electrodomésticos: "Su trabajo consistía en abrir las cajas de discos de música clásica que los distribuidores enviaban, colocarlos en los estantes, sin saber dónde colocar un disco que reunía obras de compositores diferentes, poder comprar discos con descuento para su propia colección, comparar con los clientes o con los otros vendedores los méritos de las diferentes versiones de La flauta mágica, barrer el suelo y cambiar el rollo de papel higiénico en los baños situados detrás de la cabina de audición número 3"

Andrew May, en su articulo Philip K. Dick, music critic, habla de las numerosas referencias al Parsifal de Wagner presentes en VALIS (SIVAINVI, en castellano) o la mención del también wagneriano Der Ring des Nibelungen como fuente de algunos materiales en A Maze of Death (Laberinto de muerte) además de la minuciosa descripción de Die Zauberflöte (La flauta mágica) de Mozart que podemos leer en Do Androids Dream of Electric Sheep? (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?) donde el duro policía Rick Deckard es presentado como un gran aficionado a la ópera.

Si en  The Game-Players of Titan (Torneo mortal) un adolescente paga 125 dolares por un disco de arias interpretadas por Beniamino Gigli, en Ubik, por ejemplo, suena el Missa Solemnis de Beethoven como hilo musical...
"(...)Mientras el helicóptero se elevaba, el gerente del moratorio pulsó un botón del cuadro de mandos. Por una docena de altavoces distribuidos por el interior de la cabina surgió poderosamente la Missa Solemnis de Beethoven. Una multitud de voces, acompañada por una orquesta sinfónica amplificada electrónicamente, repetía una y otra vez: Agnus Dei, qui tollis peccata mundi.(...)"
Pero incluso antes de escribir esas novelas, una de sus primeras historias cortas, The Preserving Machine (La máquina preservadora) es también un ejercicio de critica músical. Tomado literalmente, el relato es percibido generalmente como el tradicional cuento de un científico cuya invención tiene consecuencias imprevistas y/o una sátira sobre la fragilidad de la civilización humana. El verdadero significado de la historia está quizá en la descripción de las formas adoptadas por las obras de los diferentes compositores cuyas partituras son procesadas en la maquina inventada por Doc Labyrinth. La obra de Mozart (no una pieza popular como Eine Kleine Nachtmusik, o la obertura de Las bodas de Fígaro, sino el mucho más culto Quinteto de cuerdas no. 4) toma la forma de un pavo real en miniatura simbolizando belleza y delicadeza. Cuarenta y ocho preludios y fugas de Bach salen como pequeños formas esféricas, presumiblemente representando la precisión matemática (aunque su perfección geométrica pronto se verá empañada por el desarrollo de unas espinas venenosas). Brahms, el más conservador de los compositores, está representado por un ciempiés plano... lo último en estabilidad e imperturbabilidad. El animal Schubert es una criatura semejante a una oveja, juguetón e inmaduro, que pronto perecerá desgarrado por el animal Wagner, una criatura parecida a un lobo feroz. La que sea la creación más interesante de la historia es quizá el escarabajo Beethoven. Los escarabajos simbolizan la resistencia y la capacidad de supervivencia, que es el tema central de la narración. Así, el escarabajo de Beethoven es la única criatura que no evoluciona con el fin de adaptarse a su entorno. Al final del relato, el escarabajo se ha construido una pequeña casa de barro (y muy sofisticada, ya que el escarabajo es descrito "haciendo sonar la puerta al cerrarla firmemente tras él". En otras palabras, el escarabajo Beethoven ha adaptado el medio ambiente para sobrevivir, en lugar de al revés!

Con todo esto presente, desde Open Culture proponen una playlist en Spotify que reune muchas de las obras citadas en las obras de Philip K. Dick, las mismas que escuchaba buscando concentración o inspiración mientras escribia sus relatos

No hay comentarios:

Publicar un comentario